A mi profe de Historia

Hoy recupero el blog para hacerle un pequeño homenaje una de las personas que me han hecho ser como soy. Ella me enseñó el valor de hacer las cosas que te gustan, las que te llenan y te hacen un poquito más feliz. Nunca me lo dijo, pero no había más que verla para darse cuenta de que eso, era así.

Tener los conocimientos, la predisposición, echarle horas y el apoyo de la gente de confianza son importantes, pero nunca será lo mismo si no le pones ese plus de pasión, que marca la diferencia entre lo bueno y lo genial.

En cada clase podía sentirse al personaje histórico del día dentro del aula gracias a esa pasión. Sus actos y las consecuencias de lo que había hecho ese personaje, formaban parte de lo que eramos en ese momento. Y de ese manera asumí, que somos lo que somos, los que nos rodean, pero también un poquito los que estuvieron antes que nosotros.

Hace una semana estuve, de nuevo, en una demostración de esa pasión convertida en hechos. La sala de cine estaba llena de gente dispuesta a apoyarla, a hacerle sentir que no estaba, ni estará, sola.

Por eso hoy quiero decir que aunque a veces el camino se pone jodido, puede que muy jodido, y que siempre habrá alguien al que no le guste lo que haces (más vale eso que la indiferencia); aunque pase eso, y sin tener derecho a pedirlo, pido que esa PASIÓN, siga siempre.

A mi profe de Historia.

Anuncios

~ por engayajoe en 30 mayo 2010.

 
A %d blogueros les gusta esto: